Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica"

Lección 5: 
Género y discipulado 

Para el 2 de febrero de 2008 

Lee: Marcos 5:25-34; Lucas 1:26-38; 8:1-3; 10:38-42; Juan 4:4-30. 

Descubre: ¿Quiénes pueden ser discípulos? ¿Difiere la espiritualidad femenina de la masculina? ¿Sí? ¿No? ¿Por 
qué? ¿Por qué el género no debe ser un asunto a considerar con relación al discipulado?¿Por qué las mujeres y los 
niños desempeñaron un papel tan importante en el ministerio de Jesús? Actualmente, ¿Cuál es el papel de las 
mujeres y los niños en el discipulado? Hermano, ¿Apoyas a las mujeres para que realicen su ministerio en la 
iglesia? Hermana, ¿Cumples tus deberes tanto en el hogar como en la iglesia? ¿Qué lecciones podemos aprender 
de las historias de Marcos, Lucas y Juan del discipulado femenino? 

Memoriza y considera: "Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu 
palabra" (Luc. 1:38). 

Pensamiento clave: ¿Qué cosa increíble se le pidió a María, la madre de Jesús, que aceptara por fe? ¿Qué dice la 
Biblia acerca del papel de las mujeres en el ministerio de Jesús? ¿Qué podemos aprender acerca del discipulado, 
de la historia de la mujer junto al pozo? 

La belleza exterior de una mujer es pasajera y marchita, pero la belleza interior perdura para siempre. El encanto 
y la hermosura son de poco valor en sí mismos. Algunas mujeres de cuerpo y rostro hermosos no son tan bellas 
bajo las presiones del ajetreo diario. La belleza es alabada por los que no piensan, pero la mujer que realmente 
tiene valor, hermosura y encanto verdaderos es la que teme al Señor, la que vela por los intereses de su familia y 
la viña del Señor; es una persona que pertenece al discipulado de Cristo. 

El temor de Jehová penetra en todo aspecto digno de la vida y la personalidad humanas. Para los seres humanos, 
incapaces de leer lo que hay en el corazón, el único modo seguro de estimar la calidad de otro es observando los 
frutos de la vida demostrados por medio de los hechos. En las puertas de la ciudad, donde se juzga a todos sus 
habitantes, las obras de la mujer virtuosa hablan por ella, y no necesita que nadie abogue a su favor. Mientras 
viva, gozará de los dulces frutos de su labor abnegada y de su buen ejemplo. La esposa y madre capaz se maneja 
con la dignidad consciente de haber demostrado su habilidad. Se ríe del futuro porque ha hecho amplia provisión 
para las contingencias. La mujer que desperdicia su tiempo chismeando, nunca podrá cumplir las muchas 
actividades útiles que el Señor ha encomendado, una mujer virtuosa es aquella que emplea su tiempo para amar a 
Dios y su prójimo. La bondad se manifiesta en su voz de suaves tonos, tonos que ayudan a mantener el orden 
apacible de su casa y con los que se relaciona. 

• ¿Cuál es el mensaje central de esta lección? 

• ¿Cómo aplicarías este mensaje en tu vida? 

PROPÓSITOS DE LA LECCIÓN DE ESTA SEMANA 

• Saber lo que las vidas de las mujeres que ministraban a Jesús nos enseñan acerca del discipulado. 

• Sentir el deseo de sentarse a los pies de Jesús como lo hizo María. 

• Hacer la decisión de escuchar las palabras de Jesús y practicarlas. 

I. "HÁGASE CONMIGO" 

¿Qué actitud tomas, cuando el Señor te llama para realizar una actividad importante en su obra? 

¿Qué función tiene la fe en la vida cristiana? ¿Cuan importante es la fe, en el discipulado? 

¿Vuestra fe se asemeja la de María? ¿Qué relación existe entre la fe y la obediencia? 

¿Cuan abierto estás para confiar en Dios en las cosas que sencillamente no comprendes ahora? 

¿Estás dispuesto a obedecer a Dios aunque tus preguntas no son contestadas satisfactoriamente o haces 

preguntas para no obedecer a Dios? 

• ¿Obedeces a Dios? ¿Cuáles son las evidencias? ¿Argumentas para guardar los diez mandamientos de 
Dios? 

1. Lee Lucas 1:26 - 38 y responde, ¿Qué lecciones podemos aprender de la disposición y el carácter de 
María? ¿Qué cosas dijo el ángel a María y de qué manera respondió ella aunque no comprendía en ese 
momento? 



"Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las 
mujeres... Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, 
concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado 
Hijo del Altísimo. ..y su reino no tendrá fin. Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco 
varón. Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su 
sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios. Y he aquí tu parienta Elisabet, 
ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril; porque nada 
hay imposible para Dios. Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor, hágase conmigo conforme a tu 
palabra. Y el ángel se fue de su presencia" (Luc. 1:26-27). 

II. SEGUIDORAS FEMENINAS DE JESÚS 

• ¿Existen prejuicios en tu mente acerca del discipulado femenino? ¿Por qué? 

• ¿Qué actitudes y prejuicios sueles mantener que son contrarios a la Palabra de Dios?(Gál 3:28) 

1. Lee Lucas 8:1-3 y responde, además de los doce discípulos, ¿Quiénes acompañaron a Jesús? ¿Qué papel 
desempeñaron las mujeres en el ministerio de Jesús? 

"Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del 
reino de Dios, y los doce con él, y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de 
enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios, Juana, mujer de Chuza 
intendente de Heredes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes"(Lucas 8:1-3). 

• Jesús no solamente recibió las mujeres como discípulos, sino que aceptó tanto la asistencia como el 
dinero de ellas, y permitió que lo acompañaban con los Doce en sus viajes, con este acto, violó las 
costumbres rabínicas (Luc. 8:1-3; Mat. 27:55, 56; Marcos 15:40,41) 

• Mujeres piadosas fueron las primeras en llevar la noticia de la resurrección (Luc. 23:55-24: 10). 

• Una de las características del Evangelio de Lucas es que menciona frecuentemente el ministerio de Cristo 
en favor de las mujeres de Palestina, y el servicio de algunas de ellas para Jesús. Esto era algo nuevo, 
porque el papel que la mujer judía desempeñaba en la vida pública había sido relativamente pequeño, 
aunque, en casos aislados, profetas como Elíseo habían auxiliado a mujeres y habían sido atendidos por 
ellas. 

Lucas es el único evangelista que registra muchos de los detalles de los comienzos de la vida de Jesús, y con 
frecuencia lo hace refiriéndose a las mujeres implicadas: María, Elisabet y Ana. En otros pasajes menciona a la 
viuda de Naín, a la mujer del banquete de Simón, a las mujeres aquí nombradas, a Marta, a cierta mujer 
paralítica, como también a la hija de Jairo y a la mujer enferma que fue sanada en esa misma ocasión. En Hechos 
menciona a Safira, Priscila, Drusila, Berenice, Tabita, Rodé, Lidia y varias otras. Es como si Lucas estuviera 
afirmando que el Evangelio del reino de los cielos era tanto para las mujeres como para los hombres, y que la 
parte de ellas en la proclamación de las buenas nuevas era tan importante como la de los hombres. Parece que 
dentro de los grupos judíos estrictamente religiosos los fariseos, saduceos y otros, las mujeres no desempeñaban 
ningún papel; no recibían ningún beneficio directo ni tampoco lo impartían. 

Después de la segunda gira de Cristo por Galilea la amplitud de su ministerio se extendió rápidamente, y el grupo 
de hombres que lo acompañaban aumentó mucho en comparación con los que habían estado en la primera gira. 
Esto inevitablemente significaba más gastos y más trabajo para proporcionar alimento, vestido, entre otros. 
Cristo nunca hizo milagros para su propio beneficio (Mat. 4: 3,6), sino para ayudar a otros. En lo concerniente a 
sus necesidades materiales, Jesús y sus discípulos eran sostenidos teniendo como base el principio que "el obrero 
es digno de su alimento" (Mat. 10: 10). Además, las multitudes que se agolpaban alrededor de Jesús y de sus 
discípulos durante esos meses de tanta expectativa, a menudo casi los privaba del tiempo necesario para comer o 
dormir (Mar. 3: 7-12, 20). A veces el Salvador tenía que ocultarse de las multitudes (Mar. 1: 45; 4: 36; 6: 31) 
para poder descansar unas horas. Todas estas circunstancias proporcionaban una oportunidad para que las 
mujeres que habían creído en Jesús le ayudaran en su obra (5 CBA 750). 

III. "SI TOCARE SU MANTO" 

• ¿Te acercas a Jesús con fe aunque te consideras indigno? 

• ¿Conoces a Jesús? ¿Cuáles son las evidencias de que eres un discípulo? ¿Tú fe proclama que Jesús 
es tu salvador Personal? ¿Jesús a cambiado tu vida? ¿Has tocado su manto? ¿Tú vida física o 
espiritual ha sido sanada? 

• ¿Por qué razones muchos no testifican de Jesús? 

• ¿La testificación es directamente proporcional cuanta fe tienes y conoces a Jesús? 

1. Lee Marcos 5:25-34 y responde, ¿Por qué la mujer del relato se acercó a Jesús en forma silenciosa para 
ser sanada? ¿Cuál es la diferencia entre cómo ella se acercó a Jesús y cómo lo hizo Jairo a favor de su hija? 



"Pero una mujer que desde hacía doce años padecía de flujo de sangre, y había sufrido mucho de muchos 
médicos, y gastado todo lo que tenía, y nada había aprovechado, antes le iba peor, cuando oyó hablar de Jesús, 
vino por detrás entre la multitud, y tocó su manto. Porque decía: Si tocare tan solamente su manto, seré salva. Y 
en seguida la fuente de su sangre se secó; y sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel azote. Luego Jesús, 
conociendo en sí mismo el poder que había salido de él, volviéndose a la multitud, dijo: ¿Quién ha tocado mis 
vestidos? Sus discípulos le dijeron: Ves que la multitud te aprieta, y dices: ¿Quién me ha tocado? Pero él miraba 
alrededor para ver quién había hecho esto. Entonces la mujer, temiendo y temblando, sabiendo lo que en ella 
había sido hecho, vino y se postró delante de él, y le dijo toda la verdad. Y él le dijo: Hija, tu fe te ha hecho salva; 
ve en paz, y queda sana de tu azote" (Marcos 5:25-34) 

IV. TURBADA CON MUCHAS COSAS 

• ¿Cuánto tiempo dispones en la oración y en el estudio de la Palabra de Dios? 

• ¿Existe un equilibrio en tu vida entre las cosas terrenales y las cosas del reino celestial? ¿Cuánto 
tiempo pasan sentado en los pies de Jesús? 

• ¿Qué significa crecer en Cristo? 

• ¿Tu experiencia cristiana es la de Marta o de María? 

Lee Lucas 10:38-42 y responde, ¿Qué lecciones podemos sacar de la historia de estas dos "discípulas" para 
nuestras vidas? ¿Por qué las cosas importantes (trabajo, "negocios", carrera) muchas veces nos distrae de 
lo que es más importante (oración, estudio de la Biblia, la testificación, servicio a Dios)? 

"Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía 
una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se 
preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir 
sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas 
cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada" (Lucas 
10:38-42). 

"La 'una cosa' que Marta necesitaba era un espíritu de calma y devoción, una ansiedad más profunda por el 
conocimiento referente a la vida futura e inmortal, y las gracias necesarias para el progreso espiritual. Necesitaba 
menos preocupación por las cosas pasajeras y más por las cosas que perduran para siempre. Jesús quiere enseñar 
a sus hijos a aprovechar toda oportunidad de obtener el conocimiento que los hará sabios para la salvación" (DTG 
483). 

V. LA MUJER JUNTO AL POZO 

• ¿Cuál fue el algoritmo que utilizó Jesús para llevar a la mujer samaritana a la conversión y por 
ende una discípula? 

Lee Juan 4:4-30 y responde, ¿Qué hizo Jesús para ganar la confianza de esta mujer y transformarla, 
esencialmente, en una discípula? 

"...Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. ..Vino una mujer de Samaría a sacar agua; y 
Jesús le dijo: Dame de beber. ..La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo Judío, me pides a mí de beber, que 
soy mujer samaritano?... Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame 
de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva... cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el 
que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de 
agua que salte para vida eterna. ..Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que 
adoren. Le dijo la mujer: Sé que ha de venir el Mesías, llamado el Cristo; cuando él venga nos declarará todas las 
cosas. Jesús le dijo: Yo soy, el que habla contigo. En esto vinieron sus discípulos, y se maravillaron de que 
hablaba con una mujer; sin embargo, ninguno dijo: ¿Qué preguntas? o, ¿Qué hablas con ella? Entonces la mujer 
dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres: Venid, ved a un hombre que me ha dicho todo cuanto he 
hecho. ¿No será éste el Cristo? Entonces salieron de la ciudad, y vinieron a él" (Juan 4:4-30) 

Los seis pasos que Jesús dio para llevar a la samaritana a la conversión y ser discípula son los siguientes: 

1) Llamó su atención (Juan 4:7,9). 

• Jesús: "Dame de beber" 

• Samaritana: "¿Cómo tú, siendo Judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritano?" 

2) Despertó su interés (Juan 4:10-12). 



• Jesús: "Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría 
agua viva" 

• Samaritana: "Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua 
viva? ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo?" 

3) Creó un deseo (Juan 4:13-15). 

• Jesús: "Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le 
daré, no tendrá sed jamás" 

• Samaritana: "Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla" 

4) Produjo en ella una convicción (Juan 4:16-20). 

• Jesús: "Ve, llama a tu marido, y ven acá" 

• Samaritana: "No tengo marido" 

• Jesús: "Bien has dicho: No tengo marido; porque cinco maridos has tenido, y el que ahora tienes no es tu 
marido" 

• Samaritana: "Señor, me parece que tú eres profeta" 

5) Intensificó el deseo y la convicción (Juan 4: 20-25). 

• Samaritana: "Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar 
donde se debe adorar" 

• Jesús: "Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al 

Padre. ..Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y 
en verdad" 

• Samaritana: "Sé que ha de venir el Mesías, llamado el Cristo; cuando él venga nos declarará todas las 
cosas" 

6) Jesús la llevó a la decisión y a la acción (Juan 4:26, 28,29). 

• Jesús: "Yo soy, el que habla contigo" 

• Samaritana: "Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres: Venid, ved a 
un hombre que me ha dicho todo cuanto he hecho. ¿No será éste el Cristo?" 

Resultados de una vida convertida 

• La mujer samaritana aceptó a Cristo como su salvador personal e inmediatamente, convirtiéndose 
en discípula. 

• Muchos de los moradores de la ciudad vinieron a Jesús y le rogaron que se quedara con ellos. 

• Muchos creyeron por el testimonio de la mujer samaritana. 

• Muchos creyeron por lo que oyeron ellos mismos de Jesús 

VI. MUJERES PIADOSAS DIGNAS DE IMITAR 

• ¿Por qué muchos estudiosos de la Biblia tienen prejuicios en contra de la mujer, con respecto a los 
quehaceres y sus participaciones religiosas dentro de la misma iglesia? 

• ¿Qué quiso enseñar el apóstol Pablo al dirigir su primera carta a los corintios, al abordar el tema 
de las participaciones la mujer dentro de la iglesia? 

• ¿Cuál fue la actitud de Jesús con el discipulado femenino? 

1. ¿Cuántas mujeres fueron involucradas en las actividades misioneras en la iglesia primitiva? ¿Quiénes 
fueron? ¿Cómo se llamaron? ¿Cuáles son las lecciones que podemos aprender de ellas para hacer 
discípulos? 

Con excepción de Dorcas y Safira, que están relacionadas con Pedro, casi todas las mujeres de la iglesia primitiva 
mencionadas en la Biblia están asociadas con Pablo. El primer contacto de Pablo con mujeres cristianas fue la 
persecución de que él las hizo objeto (Hech. 8:3; 9:2), probablemente algunas del "gran número así de hombres 
como de mujeres" (Hech. 5:14) que se añadieron a la iglesia después del Pentecostés. Pero fue Pablo quien puso 
en palabras la gran declaración de la iglesia naciente: "Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay 
varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de 
Abrahán sois, y herederos según la promesa" (Gal. 3:28, 29). 

• En el libro de Hechos y en las epístolas encontramos muchos nombres de mujeres activas en la iglesia. 

• En Listra estaba Eunice, la madre de Timoteo (Hech. 16: 1 ; 2 Ti. 1:5). 



• En Filipos, Lidia, la primera conversa de Europa (Hech. 16:8-15), y también Evodia y Síntique, 
colaboradoras de Pablo (Filp. 4:2, 3). 

• En Atenas, Dámaris (Hech. 17:34). 

• En Corinto, Priscila, que con su esposo Aquila trabajaron con Pablo y lo acompañaron a Efeso (Hechos 
18:1-3, 18, 19). 

2. En 1 Corintios 14, ¿Por qué Pablo pide a las mujeres que guarden silencio en la iglesia y pregunten 
después a sus esposos en casa? Porque, ¿Son subordinadas? o ¿Provocan confusión con sus preguntas? 

"Pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos, vuestras mujeres 
callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley los 
dice. Y si quieren aprender algo, pregunte en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la 
congregación. (1 Cor. 14: 33-35) 

Dios no es desordenado ni produce desorden, desunión, discordia o confusión. El verdadero culto de Dios no 
produce desórdenes de ninguna clase. Este versículo presenta un principio general que rige en el cristianismo, y 
que se deriva de la naturaleza de Dios. El es Dios de paz, y no se debe enseñar que podría complacerse con un 
culto caracterizado por confusión de ninguna clase (Rom. 15: 33; 16: 20, 1 Tes. 5: 23; Heb. 13: 20). 

• El cristianismo tiende a promover el orden (1 Cor. 14: 40). 

• Nadie que es dócil a la conducción del Espíritu Santo estará dispuesto a participar en escenas de desorden 
y confusión como las que resultarían si varias personas hablaran en lenguas o profetizaran al mismo 
tiempo. 

• El que rinde culto está dispuesto a expresar su amor y gratitud a Dios en oración y testimonio, pero lo 
expresa con seriedad, delicadeza y un genuino respeto por el mantenimiento del orden en la casa de Dios, 
y no con un deseo de interrumpir y perturbar el decoro del culto de Dios. 

Pablo hace notar que el principio de una conducta ordenada en el culto a Dios prevalecía en todas las iglesias y, 
por lo tanto, debía ser aceptado también en Corinto. Dios es el autor de la paz en todos los lugares, y los que 
verdaderamente creen en él procuran preservar la paz cuando lo adoran, dominando cualquier deseo de auto 
ensalzamiento mediante una exhibición inoportuna de los dones del Espíritu dados a ellos. 

Si la última parte del verso 33 se relaciona con el verso 34, entonces, la expresión es: "Como en todas las 
iglesias de los santos, vuestras mujeres callen en las congregaciones ". Si así fuera, la orden de que las mujeres 
callaran no habría sido una restricción únicamente regional debido a alguna circunstancia local, sino un reflejo de 
una costumbre general de todas las iglesias. Según 1 Tim. 2: 11-12 puede deducirse que la costumbre era 
general, pues Pablo, sin especificar ninguna iglesia particular, amonesta: "La mujer aprenda en silencio, con toda 
sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio". 
Algunos han encontrado difícil de entender esta prohibición, no sólo en términos de nuestros conceptos modernos 
del lugar de la mujer en la iglesia, sino también debido al lugar y al servicio de las mujeres en la historia de la 
Biblia (Juec. 4: 4; 2 Rey. 22: 14; Luc. 2: 36-37; Hech. 21: 9). 

Pablo mismo alabó a las mujeres que trabajaban con él en el Evangelio (Fil. 4: 3). No hay duda de que las 
mujeres desempeñaron un papel definido en la historia de la iglesia. ¿Por qué, pues, había de impedírseles que 
hablaran en público? La respuesta se encuentra en el verso 35. "Y si quieren aprender algo, pregunte en casa a 
sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación ". 

Las Escrituras enseñan que a la mujer, debido a su parte en la caída del hombre, Dios ha asignado un lugar de 
subordinación frente a su esposo (Gen. 3: 6, 16; Efe. 5: 22-24; 1 Tim. 2: 11-12; Tito 2: 5; 1 Ped. 3: 1, 5-6). El 
cambio de la naturaleza del hombre ocasionado por la entrada del pecado en su vida, terminó con la existencia 
armoniosa que la pareja había conocido antes. No convenía más que el esposo y la esposa tuvieran igual 
autoridad en la conducción del hogar, y Dios prefirió colocar sobre el hombre la responsabilidad mayor de tomar 
las decisiones en su familia y de instruirla (PP 41 -42). 

Desde la perspectiva del verso 35, concluimos que las mujeres provocaban confusión con sus preguntas, y esto 
era "indecoroso" porque las costumbres de los griegos y de los judíos ordenaban que las mujeres se retiraran 
cuando se discutían los asuntos públicos. La violación de esa costumbre sería considerada como una deshonra y 
habría sido una vergüenza para la iglesia. 

3. El caso de Adán y Eva, ¿sugiere una situación entre esposos o una regla general? 



La amonestación a enseñar a las esposas a ser obedientes a sus maridos está acompañada por una razón: "Para 
que la palabra de Dios no sea blasfemada" (Tito 2:4, 5). Notemos que la misma razón se da para que los esclavos 
cristianos honren a sus amos: el bien de la causa (1 Tim. 6:1). 

Las opiniones todavía difieren con respecto a la actitud de Pablo hacia las mujeres, pero ciertamente él aceptó y 
apreció calurosamente a muchas de ellas como amigas y colaboradoras (Rom. 16), y presentó el gran ideal de que 



"ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en 
Cristo Jesús" (Gal. 3:28). 



4. ¿Cuál fue la actitud de Jesús con el discipulado femenino? 

Jesús nunca hizo campañas en favor de los derechos de la mujer, pero su trato con ellas, cuando se lo considera 
en el marco de las ideas y costumbres de la época, es revolucionario. Los lectores modernos no perciben el 
impacto del sereno desprecio de Jesús por las costumbres de Palestina en el Siglo I d.C. en su trato con las 
mujeres como personas de valor. 

Aunque la mujer judía de esos días podía, de acuerdo con su capacidad y sus oportunidades, tener una influencia 
considerable sobre su esposo e hijos, su ámbito de acción era principalmente el hogar (esposa, madre y dueña de 
casa). 

En cierta forma, tenía menor libertad que en épocas anteriores, a menos que perteneciera a la clase obrera y 
tuviera que trabajar junto a los hombres en el campo o el taller para ayudar a mantener a su familia. Era miembro 
de la comunidad religiosa, pero en forma limitada. Podía asistir a la sinagoga en la sección de las mujeres, 
probablemente una galería, y podía participar de las grandes fiestas anuales con su familia. Pero estaba eximida 
de estudiar la Tora y de todo deber religioso positivo relacionado con momentos específicos, aunque la principal 
excepción a esto era la preparación y la observancia del el sábado. 

En el templo podía pasar más allá del atrio exterior de los gentiles, hasta el de las mujeres, pero no podía entrar 
en el atrio de Israel, que estaba junto al de los sacerdotes, reservado para los hombres israelitas. Basta percibir 
que se juzgaba un escándalo que un hombre hablara con una mujer en la calle y que los rabinos a menudo las 
considerasen inferior y un peligro para la moralidad de un hombre . 

A continuación podemos ver cuan revolucionaria fue la actitud de Jesús hacia ellas: 

• a) Jesús violó las costumbres rabínicas cuando recibió las mujeres como seguidoras, y aceptó tanto la 
asistencia como el dinero de un grupo de mujeres dedicadas de Galilea que lo acompañaban con los 
Doce en sus viajes (Luc. 8:1-3; Mat. 27:55, 56), y que fueron las primeras en llevar la noticia de la 
resurrección (Luc. 23:55-24:10). 

• b) Sorprendió a sus discípulos al conversar con una mujer junto al pozo, en Samaría (Juan. 4:7, 27). 
"Vino una mujer de Samaría a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber" (Juan 4:7). 

• c) Escandalizó a su huésped fariseo Simón al mostrar gratitud y comprensión por el perfume de María 
(Mat. 26:6-13; Luc. 7:36-50). 

• d) Aceptó la amistad y la hospitalidad de Marta y María (Luc. 10:38^-2; Juan. 11:1-5). Pero en medio 
de todo esto, sus peores enemigos nunca pudieron acusarlo de impureza en palabras o actos. 

• e) Enseñó un elevado concepto del matrimonio y restringió el divorcio al caso de infidelidad conyugal; 
sustentó la norma única al exigir pureza de los hombres (Mat. 5:27-32). Sin embargo, sin condonar el 
pecado, perdonó a la adúltera que fue llevada ante él (Juan. 8:1-11). 

• f) Muchas de sus parábolas se basaron en experiencias de las mujeres. Tomó nota de la pobre viuda 
cuyas dos moneditas de cobre fueron evaluadas por Jesús como superiores a los dones de los ricos (Mar. 
12:41-44). 

• g) Su primer milagro fue realizado respondiendo a un deseo de su madre (Juan. 2:1-11); y casi las 
últimas palabras que dijo en la cruz fueron para su madre al ponerla al cuidado del discípulo Juan 
(19:25-27). 

Jesús era revolucionario, transformador, liberador, innovador, restaurador, sensible y daba apoyo. 
Ninguno era ignorado, marginado o expulsado de su presencia. Los discípulos contemporáneos deberían 
imitarlo, y ser modelos de su ejemplo para todas las clases, culturas, géneros, pueblos y naciones. 

5. ¿Cómo puedes ayudar, en tu iglesia local, a que sea un lugar donde todos sean bienvenidos y puedan 
encontrar un lugar para servir a Dios? 

REFLEXIONES Y APLICACIONES PARA LA VIDA 

Mí querido(a) amigo(a), hermano(a): En la feligresía de tu iglesia, ¿Quién predomina? ¿Las mujeres o los 
hombres? ¿Cuáles son las razones? ¿Por qué la iglesia no debiera desanimar a los discípulos femeninos? 
¿Aceptó Jesús de forma diferente a mujeres como discípulas? ¿Por qué el género no debe ser un asunto a 
considerar con relación al discipulado? ¿Por qué las mujeres y los niños desempeñaron un papel tan 
importante en el ministerio de Jesús? ¿Qué puedes hacer para dedicar más tiempo en la oración y al 
estudio? ¿Qué métodos has utilizado para la predicación del evangelio y cuál para hacer discípulos? ¿Cuál 
es el papel del Espíritu Santo en el discipulado? 



Reflexiona conmigo el siguiente texto: "La luz de la verdad debe proyectar su brillo al mundo. Los que aman a 
Dios y guardan sus mandamientos son llamados a una lucha agresiva, no del uno contra el otro, sino contra los 
ejércitos del enemigo invisible. No hay tal cosa como quitarse la armadura. Los que pretenden ser discípulos de 
Cristo en ningún momento deben sentirse cómodos cumpliendo simplemente la responsabilidad que les asignó la 
iglesia, contentos con no hacer nada para rescatar a los seres humanos caídos y llevarlos a la lealtad a Dios. Los 
ángeles celestiales están ascendiendo y descendiendo constantemente entre el cielo y la tierra, ocupados en un 
servicio desinteresado: la reconstrucción del reino de Cristo. ¿Dónde están los hombres y mujeres que se unirán 
con los mensajeros celestiales? ¿Dónde están los que usarán sus habilidades en cooperación con el poder divino?" 
(Alza tus ojos, p. 69). 

Involúcrate en las actividades del discipulado 

• Dios llama a los hombres y las mujeres para que sean obreros consagrados que trabajen con Jesucristo. 
Usa tus dones para la predicación del mensaje del tercer ángel (Rom 12: 6-8). 

• Dios ha dado a hombres y mujeres dones preciosos, que no han de ser malgastados en consideraciones 
ociosas y emociones sin sentido, sino empleados en acciones decididas (1 Cor. 12:8-10; Efe. 4:11; 1 Ped. 
4:8): pastor, maestro, sabiduría, conocimiento, exhortación, discernimiento, dadivosidad, ayuda, 
misericordia, misionero, evangelista, hospitalidad, fe, liderazgo, administración, saneamiento, 
intercesión y servicio. 

• Hay que vivir una vida nueva, que hace de hombres y mujeres seres semejantes a Cristo. Habrá hombres 
y mujeres que trabajarán de casa en casa, porque se darán cuenta de que pueden obrar para el Señor 
porque ha puesto su Espíritu en ellos. 

• Se necesitan misioneros, hombres y mujeres. En la viña del Señor no hay cabida para hombres y mujeres 
volubles. Los hombres y las mujeres de doblado ánimo son los mejores aliados de Satanás. 

• Dios creó a los hombres y mujeres para ser activos y útiles. En nuestro alrededor siempre hay hombres 
y mujeres que miran fijamente al cielo, oraciones, lágrimas e interrogaciones brotan de las almas 
anhelosas de luz en suplica de gracia y de la recepción del Espíritu Santo. Muchos están en el umbral del 
reino esperando únicamente ser incorporados en él. ¿Estas realizando tu papel de discípulo? 

• Lo que más necesita la causa son hombres, mujeres y jóvenes consagrados que sientan una 
responsabilidad personal respecto al progreso de la obra, y que cooperen con los agentes divinos para 
derramar luz en las tinieblas morales del mundo. ¿Cómo puedes convertirte en un joven digno de 
alabanza? 

• Cuando los hombres y mujeres jóvenes sean sobrios y cultiven la piedad y la devoción, dejarán que su 
luz ilumine a otros, y habrá poder vital en la iglesia. 

• En el hogar, en la escuela, en la iglesia, hombres, mujeres y jóvenes han de prepararse para dar el último 
mensaje de amonestación al mundo. 



Ore conmigo, por favor... "Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque 
todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y 
herederos según la promesa" (Gal. 3:28,29)... Feliz s " 



En contraste con la cultura de sus días, Jesús buscó y valoró las contribuciones de las mujeres. 

Bibliografía: Melbourne Bertram, El discipulado cristiano, Guía de estudio de la Biblia, Edición para maestros, 
Enero-Marzo de 2008 N otas de E.G. White para las Lecciones de la Escuela Sabática, Enero-Marzo de 

2008 G. White Ellen: El Deseado de todas las gentes, Servicio Cristiano Eficaz Asociación General de la 

Iglesia Adventista del Séptimo Día: Comentario Bíblico adventista del Séptimo Día, Tomo V- Diccionario 
Bíblico Adventista del Séptimo día, - Creencias de los Adventista di i Séptimo Día, 1988 & 2006, _D. Thomas 
Jerry, Las 28 Creencias fundamentales para mí, APIA, 2007, _ Martín Carlos, Como trastornar al mundo, 

ACES, 2000 De la Cruz Misael, Discipulado en los pasos de Jesús, Segundo Diplomado teológico, Universidad 

de Linda Vista, 2007 Burrill Russell, Reavivamiento del discipulado, APIA, 2007 Ariyaratnam Indrani, 

Escasa Malou, Abdool Karen, Acevedo Wanda, K Julene, et al, Jesús: un clon único, Guía de es estudio de la 
Biblia para jóvenes, El universitario, Enero-Marzo de 2008. 

Defino Jarquín López 
delfino_comessab@hotmail.com